Terciando en una polémica (a propósito de los biocombustibles)

Acosta, Amylkar (2009) Terciando en una polémica (a propósito de los biocombustibles). Tendencias, 10 (2). pp. 159-168. ISSN 0124-8693

Full text not available from this repository. (Request a copy)
URL Oficial: http://revistas.udenar.edu.co/index.php/rtend/arti...

Resumen

El alza desmesurada de los precios de los combustibles que se registró desde mediados del año anterior, jalonada por la espiral alcista de los precios del crudo2 puso en el ojo del huracán a los biocombustibles, al coincidir con la volatilidad en el precio del etanol provocada por el alza inusitada de los precios internacionales del azúcar a los cuales está atado. Es indiscutible que los precios de las gasolinas y el ACPM en Colombia son los cuartos más altos en el mundo entre los 34 países autosuficientes en petróleo. El gobierno nacional, por considerarlo insostenible, se decidió en 1999 por el desmonte de los subsidios, lo cual atizó aún más las alzas. A los consumidores siempre se les dijo que en adelante los precios de los combustibles estarían en función de los precios internacionales del crudo, por ello soportaron con estoicismo las alzas intermitentes mientras los precios del petróleo se elevaban consistentemente. Por ello, ahora no pueden entender que el gobierno les cambie las reglas de juego en medio del partido, para anunciar un “congelamiento” del precio de los combustibles, pero para que no bajen. Es bien sabido que el crudo tuvo un alza que elevó su precio hasta el máximo histórico de US $146.50 el barril en julio de 2008, lo cual se reflejó en el precio del galón de gasolina en el Golfo de los EEUU, el que sirve a su vez de referencia para la fijación del precio interno en Colombia. Posteriormente vino la descolgada del precio del crudo, al revertir la tendencia que traían los precios de los commodities, al punto que llegó a bordear los US $40 el barril. En la misma medida que se fue elevando el precio del crudo subió el precio de los combustibles en Colombia, alza que pudo ser mayor de no haberse tomado por parte del gobierno la decisión de diferir en un año el desmonte total de los subsidios que estaba previsto concluir en junio de 2008. No obstante, pese a la caída del precio del crudo y con el precio de referencia de los combustibles en el Golfo, al mantenerse los precios internos que ellos habían alcanzado estos se desfasaron hasta superarlos. Como lo sostiene Diego Otero, “al comparar los precios internos en dólares con los respectivos precios spot y finales al usuario en la Costa del Golfo de los EEUU de la gasolina corriente, el precio final en Bogotá ha estado por encima del precio spot en el Golfo, mientras que para el diesel solamente en 2006 y en el primer semestre de 2008 ha estado por debajo en algunos meses”. Así, para octubre de 2008 el precio de venta del galón de gasolina obrepasaba el precio en la Costa del Golfo en los EEUU en $1.268.61, dado que el primero registró $7.536.45 por galón y el segundo $6.267.84. Ya para abril de 2009 la diferencia de precios del galón de gasolina y el de ACPM fue de $837.75 y $262.38 respectivamente, por encima del precio internacional de referencia.

Tipo de Elemento: Artículo
Asunto: H Ciencias Sociales > HC Economic History and Conditions
Division: Revistas > Tendencias
Depósito de Usuario: FACEA Fac. de Ciencias Econ. y Aministrativas
Fecha Deposito: 21 Nov 2016 19:17
Ultima Modificación: 21 Nov 2016 19:17
URI: http://sired.udenar.edu.co/id/eprint/1218

Actions (login required)

Ver Elemento Ver Elemento